Plaza Emigrante, 1, 18520 Alamedilla, Granada, 958 39 25 20

Identificarse

Acceso

Usuario
Contraseña *
Recordarme

LOGOTIPO

En una porción del Planeta, situada en el norte de Granada y rodeada por algunas montañas más altas de la peninsula ibérica, un antiguo rio sin salida al mar y un antiguo lago alimentado por las aguas de aquel, dejaron testimonio pétreo de los singulares ecosistemas terrestres que desarrollaron en Europa occidental durante los últimos dos millones y medio de años de historia de la Tierra, los ecosistemas de grandes mamíferos extintos del CUATERNARIO.

Ríos mas recientes (Guadix, Gor, Fardes, Guadahortuna, Guadiana menor, Baza, Cúllar, Castril, Guardal, Galera, Orce, Huéscar) han modelado de forma progresiva estos paisajes durante el último medio millón de años, configurando un territorio salvaje  -de naturaleza árida, en ocasiones extrema, formado por millares de cárcavas de multiples colores- en el que las rocas expuestas en los valles fluviales no sólo cuentan historias de evolución geológica y vida pasada durante el Cuaternario, sino de la evolución de los paisajes y de los ecosistemas por ellos soportados hasta tiempos tan lejanos como aquellos de hace 250 millones de años de antiguedad.

Estas tierras, contenidas en los límites de este GEOPARQUE, cuentan a través de una lectura directa y visual soportada en el paisaje, no sólo la historia geológica cuaternaria de un vasto territorio sin salida al mar durante varios millones de años, que atrapó y generó  uno de los mejores registros cuaternarios continentales del planeta, sino también historias más antiguas.

En las entrañas de éstos valles fuertemente encajados, las rocas nos cuentan la evolución de antiguos mares del Mesozoico, nos enseñan partes de antiguos límites de placas oceánicas donde volcanes submarinos generaron lavas almohadilladas que  hoy forman montañas en el área de Alamedilla.

I 01

También nos ayudan a comprender la configuración de la Cordillera Bética a través de estructuras como pliegues y fallas, que en algunos casos siguen activas, generando en ocasiones pequeños terremotos que nos recuerdan su dinamismo, pero que en el pasado, a lo largo del Cuaternario, fueron capaces de generar singulares estructuras en los sedimentos lacustres de esta región, que a día de hoy y gracias a estos valles también han quedado expuestas, constituyendo  afloramientos  de sistemas únicos a escala mundial, a modo de un gigantesco sismograma dibujado en las rocas, como las conservadas en el área de Galera.

La antigua comunicación marina (durante el Mioceno) a través  de estas tierras (La Peza, Dehesas de Guadix o el Negratín, entre otros lugares), entre el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo, con el desarrollo en aquel entonces de deltas o arrecifes por los que también deambularon delfines; el desarrollo y la evolución de las comunidades de vertebrados terrestres desde hace 6 millones de años, en un registro continuo y único en el continetedesde hace 2,5 millones de años hasta casi la actualidad (en Baza, Cortes y Graena, Huélago, Fonelas, Belerda, Villanueva de las Torres); o la ocupación humana del territorio, como parte del cortejo de mamiferos extintos, desde los tiempos primigenios del Cuaternario hasta nuestros días, registrados en yacimientos de Orce, Huéscar, Cúllar o Fonelas, son también Historias únicas que nos cuentan estos valles granadinos.

En los Valles del Norte de Granada se encuentra el más extenso, desde la perspectiva territorial, y amplio desde la perspectiva cronológica, conjunto de yacimientos paleontológicos de vertebrados continentales del Cuaternario europeo desarrollados al aire libre (conservados en las rocas de los antiguos ríos, lagos o pantanos) valles sin los cuales poco o nada sabríamos sobre muchos aspectos de este espectacular y único pasado natural.

Todo ello lo explica y se explica, en la geología de la región y es observable gracias a los procesos geológicos y geomorfológicos desarrollados durante el Cuaternario en los Valles del Norte de Granada. Tierras salvajes, inhóspitas de una belleza singular que salvaguardan una parte significativa y única en el continete europeo de nuestro patrimonio geológico.

El territorio y sus gentes lo custodian hace siglos, lo protegen y lo van a poner en valor para la formación y el disfrute del conjunto de la sociedad, pues de ella es esta naturaleza tan única y singular, y de ella es el patrimonio natural de este Geoparque.

I 02

ENTIDADES PROMOTORAS

La Diputación de Granada, el Grupo de Desarrollo Rural Altiplano de Granada, el Grupo de Desarrollo Rural de la Comarca de Guadix, el Consorcio de los Montes Orientales, y la Asociación para la Promoción Económica de los Montes Orientales, en colaboración con el Instituto Geológico y Minero de España (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad), trabajan conjuntamente desde hace mas de un año en la propuesta de creacíon y desarrollo del, que implica a 34 municipios de la provincia de Granada de las comarcas de Baza, Guadix, Montes Orientales y Huéscar.

La propuesta de Geoparque del cuaternario refleja 70 lugares de interés geológico, algunos de ellos de relevancia internacional y tiene una extensión de 1.410 km2, presentando los siguientes limites:

         -En la zona occidental (hoya de Guadix y Montes Orientales), el geoparque está configurado por los territorios contenidos en los valles fluviales de los ríos: Guadix, Fardes, Gor, Guadahortuna, Guadiana Menor, Guadaletín y sus tributarios (p.e.  Arroyo de Huelago). En esta zona es parte del geoparque el cerro Mencal.

          -En la zona oriental (Altiplano), el geoparque está configurado por los territorios  contenidos en los valles fluviales  de los ríos: Baza, Gállego, Golopón, Cúllar, Castril, Guardal, Galera, Orce, Huéscar. En esta zona es parte del geoparque el margen meridional de la laguna de Bugéjar (Cuenca endorreica).

i 03

 

 

ImprimirCorreo electrónico